Fin de temporada 2012


Subtítulo: El MOGAMBITO.

Este 30 de Diciembre doy por concluido este fructífero –en cuestión de pesca- año 2012. Y qué mejor lugar para despedir este año que mi querido pantano de Alarcón con mi buen amigo Julio y “a lomos” de su querida y apreciada, casi ya más por mí que por su dueño, barquichuela Julito I.

Feliz 2013
Pese a que pude dormir, escasamente, tres inquietas y agitadas horas debido a que abusé ligeramente, durante una larga velada nocturna, de manjares sin mesura y sus correspondientes bebidas espirituosas, no era cuestión de desperdiciar la oportunidad que me ofrecían de nuevo los dioses de los pantanos –como no hay constancia de quién pueda ser esta deidad, por asociación del líquido elemento nos retrotraeremos a la mitología griega y nos quedaremos con Poseidón, dios del mar. ¿Y qué es un pantano, sino un mar pequeño?- Así que, somnoliento y en un precario estado físico, me presenté a las 9 de la mañana en el lugar indicado por mi compañero para partir en pos de los depredadores de Alarcón –me refiero en este caso a los escamados, no a los otros, que puedo asegurar que, como las meigas, “haberlos hailos”… y muchos- e intentar, sino repetir la hazaña lograda el pasado domingo, cosa harto difícil, por lo menos dar una buena despedida al año en lo relativo a nuestra afición favorita.

A las 10 nos hallábamos en el pantano con la barca echada y todo preparado. Temperatura bastante fresca (el mercurio rebasaba ligeramente la zona positiva), y un molesto y frío vientecillo picaba el agua, el cual me pareció huracán en el momento de cruzar con nuestra liviana embarcación el pantano, meciéndonos de tal manera el oleaje que, no siendo yo, ni por asomo, un lobo de mar, casi logra que riegue las aguas del pantano con los gin-tonic y el marisco de la cena de la noche anterior. Pero, una vez terminada la travesía y anclados cerca de la orilla del lugar elegido para dar inicio a la jornada, el estómago se me fue asentando paulatinamente e iniciamos la búsqueda de… “los depredadores alarconienses”. Primera picada de una sandra que equivocadamente confundí con un enganche, lo que hizo que el cachete al clavar fuera tan tímido que al pércido sólo conseguimos verlo huyendo despavorido de la barca. Al momento es Julio el que clava una lucioperca. Luego me toca a mí… un luciete. Mi compañero responde con dos buenos pércidos sacados con señuelos oscuros, al parecer más efectivos para el día de hoy. Pero lo que en un momento vale, en segundos se queda obsoleto, y es con un jumbo o mogambo blanco fosforescente –“mogambito”  para los siglos- con el que saco una lucioperca ante la repentina bajada de prestaciones de los señuelos oscuros. Terminamos la mañana con otra pieza de Julio y nos disponemos a dar buena cuenta de un sabroso y nutritivo pisto de menudencias de cordero, acompañado por unos espaguetis aldentes y algo fríos, todo hay que decirlo, a la boloñesa. De postre, bollería industrial. ¡Así estamos algunos!

Buen lucio alarconiense
Por la tarde, y siempre utilizando el “mogambito” blanco, pude sacar una lucioperca y dos buenos esócidos –uno de ellos de algo más de 2,5 kg- superando así los cuatro peces que hasta ese momento llevaba Julio. Pero, y animado por mí, fue poner un mogambo blanco y enlazar tres picadas casi seguidas, dos de las cuales, o quizá sólo una –escribo de memoria- fueron al curricán, con lo que logró sobrepasarme en capturas una vez más. Lástima los cinco peces ya clavados que desafortunadamente perdí. Pero da igual… otro día caerán. Julio estadísticamente tuvo un día perfecto, ya que tuvo un pleno de aciertos: siete picadas y siete peces cobrados; 100% de efectividad. Pescador habilidoso y efectivo en grado sumo. Felicidades, campeón. ¡Ya te pillaré otro día!
Total: 12 capturas repartidas así: Julio 6 luciopercas y un lucio, y yo 3 lucios y 2 luciopercas. ¡Magnífica jornada para despedir el año!

 
Vídeo: alguno podrá criticar nuestra falta de soltura ante las cámaras. Cierto es. Pero en próximas entregas procuraremos mejorar tanto en interpretación, como en dicción, y con este propósito hemos solicitado una beca para el Actors Studio de New York a la Consejería de Cultura de Castilla-La Mancha, aunque debido a los recortes no es seguro que se nos conceda. Ya veremos.

Comentarios

julito ha dicho que…
MUY BUEN DIA JOSE , LA VERDAD ES QUE LOS DIOSES DE LAS AGUAS NOS ESTAN PREMIANDO CON UNAS MUY BUENAS JORNADAS DE PESCA , Y LA VERDAD NO LO ENTIENDO ,PUES CON LO MAL QUE NOS PORTAMOS CON LOS POBRES PECECILLOS...

QUE COSA MAS RARA!!!!!

JOSAN ha dicho que…
Eso digo yo. Para que veas que son animales dignos de perdón, aunque los políticos eso no lo entiendan, suponiendo que sepan que hay peces en los pantanos. No saben cómo están dejando el país, como para preocuparse de la pesca. ¡Pobre España!