Los mejores pescadores de La Puebla de Almoradiel

Ya hace bastante tiempo tenía previsto compartir una jornada de pesca en el pantano de Vallehermoso con estos amigos almoradienses, la cual, por algún motivo u otro, se iba posponiendo en el tiempo más de lo deseado. Así que, y por fin, y creyendo que el día podía ser propicio, quedamos en el mencionado pantano: Pablo, Sergio, su hermano David y yo mismo.
Pablo
Buena temperatura. Escasez de viento. Condiciones óptimas para la pesca en general y más aún para la pesca con enchufable. Pero… sería la luna; sería el sol; serían las mareas; sería que los astros se habían confabulado contra nosotros; serían estos cambios tan bruscos de temperaturas; sería que todavía algunas carpas y “carpos” (macho de la carpa) siguen, aunque parezca mentira, en época de desove… El caso es que no picaban o, para ser más concreto, picaban mal o éramos nosotros los que no sabíamos hacerles comer a los peces –seguramente esto último.
David
Así que, prevista la pachanga, y no es cuestión de glosarla con minuciosidad, apuntaré que, de inicio, tanto Pablo como Sergio, cogieron un relativo ritmo, más de picadas que de capturas, y yo, ubicado entre estos dos magníficos pescadores, ni me picaban ni, por ende, sacaba pez alguno. Fue avanzando el día y seguíamos igual, siendo Sergio el que se destacaba. Así que, previendo el duro correctivo que iba a sufrir por estos afamados y expertos pescadores, me decidí a olvidarme de la enchufable y pescar en corto con caña de inglesa y veleta de coup. ¡Gran acierto! Al final de la jornada pude pesar 28,5 kg, casi todo con peces mayores de un kilo. Sergio: 24. Pablo, que encontró a los peces lamentablemente a la hora de dar por finalizado el evento: 18. Y David sobre los 14 kilos –no los pesamos-, pero hay que mencionar en su descargo que él empezó a pescar tres horas, aproximadamente, más tarde que nosotros.
Carpa común
Resumiendo: el que más kilos sacó fui yo, sin duda –la báscula no engaña, pese a ser de los chinos-, pero si nos hubiésemos centrado en la pesca con enchufable el resultado hubiera sido totalmente distinto, siendo yo vilmente vapuleado, por lo que debemos dar como vencedor del lance a Sergio, aunque Pablo terminó jurando que se tomaría cumplida venganza la próxima jornada. Grandes pescadores y mejores compañeros. El día que den con la clave para que no les rompan constantemente el bajo las carpas grandes, darán un salto cualitativo muy estimable.

Sergio
Suelta
Así que, este vídeo va dedicado a Sergio. El próximo, si la batería de la cámara nos da de sí, intentaremos inmortalizar a Pablo.



Comentarios

Josiño ha dicho que…
A veces uno puede estar pescando, con un método menos efectivo dada la situación, por eso hay que valorar que un cambio de táctica puede ser la mejor opción para alcanzar el resultado esperado.
Enhorabuena por la jornada y un saludo.
Josan I. ha dicho que…
Así es, Josiño, hay que ir probando y adaptarse a las circunstancias, aunque muchas veces no demos con la clave, el no hacer nada es la peor táctica.