¿Qué no puede faltar en el morral del pescador?

Muchos días no pican. Muchos otros no somos capaces de sacar un pez y el aburrimiento hace mella hasta en el más sufrido y animoso pescador. Pero, hay un remedio, quizás no para pescar más, pero sí para que una jornada que se prometía triste y aciaga se recuerde como inolvidable y grata. Si quieres saber cómo, sólo tienes que pinchar en el siguiente enlace de mi último artículo en el blog Coto de PeZca: Dieta para una dura jornada de pesca.

Comentarios

Josiño ha dicho que…
Yo soy fan de la churrascada y los bocadillos rellenos de abundante embutido. Por la cuenta que me trae, ya intento moverme para quemar el exceso, pero las fuerzas nunca faltan. Para la bebida, me decanto más por algún refresco, aunque si es temprano y hace frío, el licorcafé o el orujo de hierbas, nos proporcionarán ánimo y desequilibrio jejeje.

Saludos
Josan I. ha dicho que…
Lo bueno de salir a pescar es que todo lo que te comas en medio de la naturaleza está bueno. ¡A gloria me ha sabido un triste "chusco" de pan con un "cacho" longaniza! Lo que sea.