Pesca sin muerte de truchas en El Tablazo


Para desintoxicarnos un tanto de lucios, carpas y similares, nos propusimos desempolvar las cañas de mosca y pasar una jornada agradable pescando truchas. ¿Y cuál puede ser el lugar donde dos pescadores no demasiado diestros en el manejo de la cola de rata tengan la certeza de poder hacer una buena pescata? Sin la menor duda: El Tablazo. Este hotel-restaurante sito en el Villalba de la Sierra, a 15 minutos escasos de la capital, Cuenca, ya en plena Serranía, representa una opción segura para divertirte sacando truchas arcoíris. En él disponen de un acotado para la pesca de este salmónido en el que te ofrecen la posibilidad de pescar “con” y “sin muerte”. En nuestro caso la opción elegida es la segunda, la cual sólo se puede practicar con caña de cola de rata o buldó, siempre con anzuelos sin muerte.
Adolfo
Acondicionado el recinto con pasarelas estratégicamente repartidas y zonas preferentes para la pesca “sin muerte”, hacen en extremo cómoda la práctica de esta modalidad. Lugar ideal para principiantes –cierto es que no es lo mismo aprender sacando peces que sin hacerlo, ya que esto último, en muchos casos, lleva a la desesperanza y a dejar la nueva afición

 prematuramente, cosa que no ocurrirá en este lugar dado que, es tal la abundancia de peces que en cuanto el novel pescador sea capaz de sacar la línea unos pocos metros ya tendrá la posibilidad de clavar una de estas bonitas y luchadoras arcoíris-; pero también para pescadores un poco más avezados, pero con una técnica todavía un tanto “rústica”, como sería nuestro caso; aunque tampoco es mala opción para pescadores expertos en estas lides, ya que encontrarán un lugar idóneo para probar sus últimos montajes.



Entorno precioso rodeado de árboles donde el sonido de la pequeña cascada que produce la entrada del río Júcar en el recinto nos mecerá plácidamente durante toda la jornada. La limpieza y claridad del agua nos permitirá notar perfectamente la presencia de la ingente población de salmónidos y así poder ver nítidamente, muchas de las veces, cómo estas agresivas truchas toman la mosca, sea ésta emergente, ninfa, estrimer y, cómo no, seca.
Panorámica del Tablazo
Y a comer
Población, como ya he dicho, muy numerosa debido a las periódicas y constantes repoblaciones que llevan a cabo los responsables de las instalaciones, no siendo difícil poder clavar alguna enorme arcoíris; en alguna anterior visita a este coto de cristalinas aguas, y pese a mis clamorosas y notables limitaciones técnicas, tuve la inmensa suerte de que alguno de estos enormes salmónidos tuviera a bien picar, proporcionándome así una emocionante y tenaz lucha gracias a la gran  fuerza de estos peces debido, tanto a su buen tamaño –algunos sobre los 3 kilos-, como a que, al llevar tiempo introducidos, van recobrado fuerzas conforme se van adaptando a esta amplia y bien oxigenada laguna. Alguna jornada, y no es exageración, he podido entablar denodada lucha con más de diez de estas poderosas arcoíris, aunque la picada, lucha, saltos y cabriolas de las pequeñas al intentar desasirse del anzuelo no son nada desdeñables, proporcionándote un divertimento asegurado.

Si quieres saber cuántas has sido capaz de sacar en una jornada pescando este lugar no olvides llevar algún tipo de contador, porque, si no… pronto perderás la cuenta. 

* Y aquí tenemos el vídeo de la jornada:




Comentarios

David Romanillos ha dicho que…
Si señor buena zona para practicar el lance y demás componentes de la pesca a mosca, buen sitio para pasar la jornada.
Saludos
Anónimo ha dicho que…
Vaya estilo mas depurado sois unos profesionales de la cola rata yo he probado alguna vez y soy mas tonto que pirote buena jornada..

Saludos alex
Pesca Josan ha dicho que…
Así es, David, cuántas truchas no habrá... ¡que sacamos hasta nosotros!
Pesca Josan ha dicho que…
Pues no creas Alejandro que nosotros andamos muy "sobraos". Con no sacarnos un ojo el uno al otro ya nos fuimos contentos, ja, ja, ja...