El pescador fundamentalista e irascible


Al exponerte en internet públicamente te aseguras que, en alguna o muchas ocasiones, serás zaherido, menospreciado, insultado e incluso amenazado hasta en un tema, que es el que a mí suscita más interés, como la pesca, que se supone que es una actividad de ocio, lúdica y propensa a la tranquilidad y el esparcimiento, hacedora de amistades y camaradería y no de disputas. Pues, así es en la mayoría de los casos, pero no en otros, cuando entra en juego el que llamaremos desde ahora: “pescador fundamentalista”. Individuo poco cívico, de comportamiento irracional y absolutista, donde su pensamiento es único y verdadero, siendo todo acto ajeno, más que irrelevante, inexistente, considerando su primitivo cerebro que su actitud y comportamiento es el único posible y verdadero.

Si te dedicas a escribir sobre pesca no tendrás problemas, ya que este individuo no se molestará siquiera en leer un triste párrafo, pero si lo que expones es una foto, o peor, un vídeo, si no es de su agrado te caerá sobre ti todo el peso de su furia irracional, proporcionándote una serie de epítetos insultantes y amenazadores propios del más rancio fanatismo puesto que él cree, supongo que por su altísima cultura y conocimiento socio ambiental o por simple ciencia infusa otorgada por el Creador con su divino dedo, estar defendiendo unos valores irrebatibles, absolutos e inmutables y cuasi religiosos y, por tanto, de obligado cumplimiento bajo amenaza, no ya de la condenación eterna, que vale, sino de las más horribles formas de óbito.

Así, voy a hacer un breve resumen de lo que le molesta al pescador fundamentalista e irascible:

-          El más tenaz perseguidor y de vocabulario más soez (paradójicamente, y no sé por qué, utilizando innumerables lindezas con abundancia de “kas” en sus escritos, bueno... más bien insultos), sería el defensor de los depredadores como lucio y lucioperca. Este "supuesto defensor" suele ser bastante joven. Cuántas veces he comentado con admiración la nueva generación de pescadores que viene –no éstos, claro-,  defensora de la filosofía del “captura y suelta”, algo que, por cierto, llevo yo haciendo desde siempre, cuando desgraciadamente éramos cuatro quienes lo practicábamos. Pero hete aquí que en alguno de mis vídeos de pesca de depredadores se me ocurrió, en tono irónico a modo de crítica del Real decreto-ley sobre especies exóticas por la obligación de sacrificar a ciertas especies de peces, utilizar términos como: exterminar, aniquilar y… ¡ahí empezó la fiesta! La mayoría de los que ven el vídeo, personas sensatas y de mente lúcida, comprenden el mensaje subliminal, pero hay un grupúsculo de irreverentes y lenguaraces que, por supuesto, no representan al colectivo de los pescadores ni a ningún otro, ya que la falta de respeto al prójimo es, por lo que se ve, norma en su vida, que no lo entienden así. Para ellos aclaro dos cosas: hay muchos pescadores, tantos como opiniones sobre los peces que se deben pescar, los que deben cuidar, los que son dañinos, los que deben ser eliminados, los que son… Yo estoy en el grupo de los defensores del “captura y suelta” de todas las especies, pero es una opción tan respetable como tantas otras. Además, matizo respecto a lo anteriormente comentado en mis vídeos sobre la definición de ironía para la Real Academia Española de la lengua: “Figura retórica que da a entender lo contrario de lo que se dice”. ¡Está claro! Lo cierto es que este escrito lo hago por mero entretenimiento, sabiendo de antemano que el fundamentalista, no ya leerlo, sino que ni lo mirará.

-          No sólo en el campo de la pesca de depredadores existe la crítica, sino que ésta se extiende a todas las modalidades, eso sí, de forma más respetuosa y sin agravios a modo de insulto: si das la receta de un engodo barato, a unos no les gusta porque “pa” qué están los comerciales; si pescas a fondo con las cañas en vertical y con alarmas, eso no es pescar tal o cual técnica; si muestras las capturas en un cubo, eso es malo porque sufren los peces, si esto, malo, si lo otro, peor. Imposible contentar a todo el mundo, aunque puedo asegurar que todo mi afán como pescador, después de capturar al pez, es intentar por todos los medios devolverlo al agua de la mejor forma posible para salvaguardar su integridad física.

En resumen, me he propuesto escribir esta entrada, y colgar el enlace en mi canal de YouTube, para que los críticos tengan un lugar donde soltar los exabruptos que deseen. ¡Hala, ahí está!

Comentarios

Pep Franco Seguranyes ha dicho que…
Cuanta razon Josan... ! Un saludo !
Jose Cabo Alvarez ha dicho que…
todo cierto..algunas veces das con alguno q pa q contarte...un saludo...
Mario GC ha dicho que…
Amén, lo has clavado amigo,

saludos.