El extraño caso del Doctor Jekyll y Mister Hyde

Así era la boga "gigantesca" que se me escapó.

Josan Jekyll (el bueno)

Hoy, 12 de Octubre, día de la Hispanidad, hemos estado pescando en el embalse de Vallehermoso. El día ha resultado muy satisfactorio, no tanto en lo que respecta a la pesca que yo haya podido sacar, escasa, todo hay que decirlo, pero he disfrutado de la compañía de tres grandes amigos: Rafa, Chema y Montoya y una estupenda comida.

Hay que reconocer que hoy, tanto Rafa como Chema, nos han dado una lección magistral de cómo se pesca un escenario difícil. Este embalse, en condiciones normales,  es muy propicio para la pesca, abundando en él muchas especies, pero este día, no se sabe: si por la masiva afluencia  de pescadores, al ser el día festivo;  por la luna llena, que estaba en su apogeo;  o por cualquier otro motivo desconocido para los mortales pescadores, los peces no han entrado en los pesquiles –sobre todo en el de los torpes, como es mi caso-  como habitualmente lo hacen en este embalse.

Y  es ahí donde aparecen los buenos pescadores (Rafa y Chema), destacándose sobre los mediocres (Montoya y yo mismo);  es ahí donde aparece la sapiencia del pescador, su experiencia demostrada  año tras año y concurso tras concurso;  es ahí donde el buen pescador busca la técnica adecuada, el cebo correcto, la profundidad donde el pez come, la veleta idónea, el plomeado equilibrado, en definitiva, donde desaparece el hombre y aparece la excelencia y se distancia de la vulgaridad y la mediocridad del pescador común.

¡Qué dos grandes pescadores! ¡Cómo sacan un pez tras otro! ¡Con qué gracilidad fluye la caña en sus expertas manos! ¡Qué soltura, qué elegancia, qué rapidez, sincronización, perfección al presentar el cebo, exactitud al dejar el mismo siempre en el lugar donde se ha de producir la picada! ¿Qué se puede hacer ante esto? Os lo digo: sólo intentar deleitar los sentidos ante la contemplación de esta sinfonía de movimientos perfectos, que hasta los Dioses del Olimpo inclinarían sus regias cabezas en señal de respeto y admiración ante tales dioses, pero de la pesca.

Así que, en mi caso, obnubilado, extasiada la mirada ante la contemplación de tamaña armonía, no pude sino mirar con embeleso como estos dos grandes maestros me daban una lección de pesca, sacando cada uno de los dos más de sesenta peces y yo sólo unos quince. Montoya, no se nos olvide, sacó también bastantes más que yo, aunque la mayoría de ellos de los odiados peces gato.

Mi rendida admiración ante la lección de maestría dada.

Josan Hyde (el malo)

¡Y una mierda! ¡Qué sincronía, ni qué leches! ¡Anda, no me jodas! Perfección, ¿de qué? ¿Habilidad? Pura suerte. ¡No te jodes! Si yo tuviera su material de pesca, sus engodos caros, iban a sacar estos más peces que yo. ¡Vamos, ni de coña!

Gracilidad, sincronización, elegancia…ya los quisiera ver yo manejando mi caña de octava mano que pesa más que el martillo de Thor.

Sí,  la verdad es que me quedé embelesado viéndolos meter la caña enchufable en el agua. Pero no por la fluidez, gracilidad, rapidez y demás zarandajas. ¡Qué va! Sino todo lo contrario, es decir, por la torpeza, lentitud y falta de puntería,  y ya que no me picaban a mí decidí aprovechar la labor didáctica que me ofrecían  para aprender lo que nunca se debe hacer con una caña enchufable pescando al coup. Por lo menos aproveché el día.

¡Anda Ya! Si tenemos en cuenta el valor del material utilizado y lo dividimos por el número de capturas, el coeficiente resultante sería muy favorable a la pesca que yo saqué, en contraposición a la que sacaron los “dioses de la pesca”. Dioses de la pesca, dioses de la pesca…más suerte que un quebrao es lo que tienen, además que me dejaron en el peor puesto a sabiendas, ya que llegaron antes y estuvieron media hora tirando piedras en mi pesquil para espantar a los peces. ¡Vaya amigos!

Además he de recordar a algún desmemoriado que el único miembro del Club Fishing Carp de Honrubia que ha subido a 1ª División Regional he sido yo, Josan Hyde, y sin necesidad de tantos "apechusques" caros. ¡Perdedores!


¿Qué es lo que pienso realmente? Espero comentarios.

Comentarios

chema ha dicho que…
Hombre"josan jekill" no te desanimes que con el empeño que le pones y lo buen pescador que eres seguro que con el tiempo manejas la enchufable como el mejor,nadie por bueno que sea nacio enseñao.
Hola "josan hide" lo de que te tiramos piedras al puesto de eso nada tu si que empezaste ha blincar en el mio con tus ciento y pico kilos, seguro que los pobres peces pensarian que se hacercaba un hipopotamo y no te digo como saldrian de alli los animalejos,puede que no cagen en un mes.
la escusa de tu caña es un poco mala, segun tus palabras el que te la vendio te dijo que en sus tiempos era de las buenas y costaba por lo menos como la mia y ahora le hechas la culpa a la caña de lo malo que tu eres, si la caña era buena seguira siendo buena digo yo, ah por cierto por que dices que saque ocho kilos de peces si sabes que fueron once pesados delante de ti "puta envidia".
JOSAN ha dicho que…
Chema, Chema. Te debo recordar que la idiosincrasia de este blog se basa en la ironía y el humor.
Además yo en ningún momento he puesto en este artículo nada de lo que pesó nadie. Léelo otra vez, hombre, y rectifica, que dicen que es de sabios.