Vallehermoso... y los tiestos.



Julián Sr. y Jr. en sus respectivos pesquiles.
Como el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra – si sólo fueran dos-, y aprovechando una llamada de los Julianes (padre e hijo de La Gineta y amigos y compañeros de club) ofreciéndome compartir una nueva jornada de pesca en Vallehermoso, y en cierto modo por el orgullo malherido de pescador tras el ignominioso tropiezo de hace dos semanas en este escenario, decido acompañarlos con el ansia revanchista de conseguir paliar, en parte, el entuerto de la pobre pescata llevada a cabo el pretérito día.
El Barbo. Único de la jornada.

Así que, consideraciones filosóficas aparte, me ceñiré a los hechos: sobre las 8:30 de este 14 de Febrero de 2013 llegamos al pantano mi compañero, a la vez que renombrado camarógrafo y relator de eventos deportivos, Tío Julio, y yo. Prácticamente al mismo tiempo que nosotros aparecen cuatro pescadores del vecino pueblo de Valdepeñas que ubican sus pesquiles a la siniestra de mi puesto. Poco tardarán estos amigos valdepeñeros en estar preparados para iniciar la pesca, e, incluso, hacerse y degustar un sabroso almuerzo al que, amablemente, nos invitan, debiendo excusarnos de acompañarlos debido a la ingente cantidad de víveres que llevábamos también nosotros y que no era cuestión de desperdiciar, incluida una macro-tortilla de 9 huevos elaborada por el maestro de fogones: el Tío Julio –como se puede comprobar por mi relato, hombre polifacético en grado sumo-. Mañana fresca, aunque el trajín del traslado de material y montaje del pesquil hace que vaya entrando paulatinamente en calor.

Jesús, pescador de Valdepeñas, luchando con una carpa.
Iniciamos la pesca, los Julianes y yo, alrededor de las 11:00 debido, en gran medida, al retraso con que mis compañeros aparecieron en el pantano, ya habiendo sacado alguna pieza nuestros vecinos. Pronto Julián Jr. empezó a tener picadas, siendo el primero en tocar escama; más tarde me tocó a mí, teniendo que pasar un buen rato hasta que Sénior pudiera sacar una común que hizo que su moral pegara un vuelco de positividad, ya muy menguada como estaba. Así fue pasando la mañana, con picadas esporádicas, y sacando, más espaciadas en el tiempo de lo que quisiéramos, algún pez que otro, aunque nuestros vecinos valdepeñeros llevaban mejor ritmo de capturas que nosotros, sobre todo Jesús. Al final, y por no extenderme más, y sobre las 16:30 que dimos por concluida la jornada –yo aguantaría otra media hora más-, pudimos contar: 4 carpas Julián padre; 8 el hijo; y yo, 10 capturas (12,5 kg.) incluyendo en ellas un potente barbete que me hizo especial ilusión por ser el primero que pesco en este pantano. Nuestros vecinos ciudalearreños pudieron contar, más o menos: 15 carpas, Jesús, y, por tanto, vencedor absoluto de este inesperado pseudo-concurso; 9 ó 10 dos de sus compañeros, de los que sólo recuerdo, y por eso pido disculpas, el nombre de uno de ellos: Jorge; y 4, Sergio, pero en su descargo hay que decir que estaba en un puesto altamente incómodo.

Sergio mostrando su primera captura: royal.
Resumen de la jornada: como siempre reitero en mis relatos de pesca, se saque lo que se saque, el pasar el día al aire libre, acompañado de buenos amigos, y, además, conocer a otros nuevos, ya merece la pena. Pero, además, como pude doblar el número de capturas de la última jornada, más contento todavía. Ya sé que no son espectaculares pescatas, pero para mediocridades como yo resultan, en la época de frío en que nos encontramos, altamente satisfactorias.

Sénior con una común. Primera del día.
Y, para terminar, y no siendo habitual en mí porque no me siento capacitado para ello, me voy a permitir dar unos consejos técnicos por si algún pescador que vaya a ir de pesca a este pantano, primero, quisiera leerlos y, segundo, aplicarlos. Son consejos para pescadores bisoños y que, a los expertos, el leerlos seguro les hace aflorar una sonrisa displicente y desdeñosa. A mí me fue bien, doblando mis capturas, pero también podría ser casualidad, ¡vete tú a saber! Pero, ahí van:

-          Primero: bajos largos (de unos 30 centímetros) y de diámetro 0,16, o menos si se dispone de de gomas blandas –sin duda, consejo de Perogrullo.

-          Segundo: anzuelos del 14, 16 o, incluso, menores.

-          Tercero: cebo: a mí el que mejor me funcionó fue el mixto: un grano de maíz con dos o tres gusanos, y el bajo apoyando 4 ó 5 centímetros en el fondo.

-          Cuarto y último: el engodo: hay que procurar, como seguro todo el mundo sabe, mimetizarlo lo máximo posible con el suelo del pantano. Yo no lo logré totalmente, pero sí lo hice mejor que la vez anterior, aunque para ello tuviera que dejar sin tierra dos tiestos que tan amorosamente cuidaba mi querida madre y que, ahora, los pobres geranios que los ocupaban languidecen ocultos en el cubo de la basura; pero para obtener buenos resultados alguna vez es inevitable que se produzcan bajas, y esta vez le ha tocado a estas plantas. Cantidad: 50% de engodo y 50% de tierra.




Jesús con una de sus 15 capturas
Muchos calificarán esta especie de mediocre tutorial de osadía dado mi escaso nivel y conocimiento de la pesca con enchufable, pero he de advertir que son consejos, impagables, sin duda, de un gran pescador como es Palacios, y ahí están sus resultados en este pantano para dar fe de ello. Si alguien los puede aprovechar, estupendo, y si alguien se “descojona” con los mismos, mejor aún… para eso escribo este blog.
Jorge, otro de los compañeros de Valdepeñas.

12,5 kilos
 Y por último, y debido al” inusitado interés” que ha provocado en el público en general y en el colectivo de pescadores en particular, tengo la desfachatez de volver a incluir en esta narración un nuevo vídeo de la jornada. Hay que tener en cuenta que toda película  se trata de una creación artística –ésta en concreto no, por supuesto, aunque muchas otras, ¡y encima subvencionadas!, hacen a las mías obras de arte- y, como tal, su perfección está muy unida a la inspiración del autor en ese momento, cosa que el día de hoy estaba un tanto dormida. Es paradójico que, y pese que debía ser al contrario, cada vez nos salen peor los vídeos, pero, si alguien los viere, que los considere una crónica de la actualidad. Las florituras, ya, si eso… otro día.
 
 
 

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
muy bueno el articulo,pero algo descontento por el camarografo tio julio que tiene fotos de todos los que avia en el pantano menos mia menos mal que por lo menos ahy un video que por lo menos demuestra que e estado ayi jejejeje saludos y esperemos echar otra jornada de pesca muy pronto JULIAN JR
Alberto ha dicho que…
Gran artículo, como siempre!
Qué alegría poder ir viendo actividad en las aguas estrenando temporada. Por cierto, bonito comizo, para mí la especie con la que más se disfruta la pesca.
JOSAN ha dicho que…
Es que el camarógrafo está últimamente un tanto vago y le cuesta llegar a los protagonistas. Al ver la fotos, efectivamente, me di cuenta que no te había hecho a ti ninguna con alguna pieza, por lo que he tenido que poner una de un plano general donde se te ve en el pesquil. Debes comprender que, como gran artista que es, algunos días lo abandona la inspiración, je, je, je... Otro día sacaremos más y mejores.
JOSAN ha dicho que…
Gracias, Alberto.
Y respecto al barbo, efectivamente, para mí, es unos de los peces más agradecidos de pescar tanto por su potencia, como por la dificultad en cogerlo, sobre todo con ova. De todos modos, fue una casualidad que me picara, aunque como he escrito me hizo mucha ilusión y, aunque pequeño, la lucha de estos bichos en relación a su tamaño es extraordinaria.
JOSAN ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
juan antonio ha dicho que…
enhorabuena a todos los participantes por la pescata,en especial ati josan por otro articulo mas!estoy seguro de que los peces siguen alli y ojala los vea mañana que voy a quitarme el mono porque no aguanto mas!!jajaj
un saludo
JOSAN ha dicho que…
Espero que se te dé bien, Juan Antonio, y nos lo cuentas aquí.
Saludos.
dicale ha dicho que…
hola josan buen resumen pero el camarógrafo como le llamáis, tiene el pulso como para robar panderetas haber si un día quedamos para echar una jornada de pesca este año empiezo con la enchufable un saludo.
JOSAN ha dicho que…
Pues nada, Dicale, en cuanto nos coincida alguna fecha, estaría encantado de compartir una jornada de pesca; con enchufable o con lo que se tercie.
Y respecto al "pulso" del camarógrafo hay que reconocer que no lo tiene muy firme, pero lo compensa con sus comentarios tan entendidos, atinados y precisos sobre la técnica de pesca, je, je, je...
dicale ha dicho que…
tienes toda la razon en lo de los comentarios y consejos son muchas veces de agradecer,pero mira que cargarte los geranios de tu madre.
Anónimo ha dicho que…
Hola josan me puedes desir como esta de pesca vallermoso quiero hir el fin de semana que biene y no se como esta aquello
JOSAN ha dicho que…
Lo cierto es que no te puedo decir mucho, ya que yo vivo a 200 kilómetros del lugar y no he vuelto desde el día que relato en esta entrada. Pero mis últimas informaciones son que las compuertas no dan a basto a desaguar, que el agua está muy tomada y que los peces no entran muy bien, pero de aquí al domingo la cosa puede mejorar, así que todo es probar. Ya sabes como cambia la pesca de un día para otro.