Cómo arreglar mal una caña, y aun así pescar

Mi último artículo en Coto de Pezca versa sobre el relato de una jornada de pesca de carpas con enchufable variopinta, en la que se describe y, sobre todo muestra con el vídeo que se adjunta en el mismo, cómo no se debe arreglar una caña rota; aunque, también es cierto que, pese a la chapuza llevado a cabo por no meditar a tiempo sobre la manera más lógica de proceder en esta tesitura, la necesidad aguza el ingenio y con un apaño, que llamaremos así: "rocambolesco", se puede aprovechar la jornada e, incluso, hacer una gran pescata sin caer en el desánimo y abandonar por el infortunio sufrido a las primeras de cambio. Si os interesa el relato de esta peripecia y su consiguiente documento videográfico lo podréis ver y leer en el siguiente enlace: Carpas a enchufable, rotura de caña, arreglo chapucero y gran pescata.

Comentarios

KIKOLEON ha dicho que…
Muy buena pescata,ya te digo jeje, siempre hay que tener un plan B para que no se nos chafe una jornada por la rotura de alguno de los materiales empleados.
Saludos
Josan Illescas ha dicho que…
Así es Kiko, hay que tirar para adelante con lo que sea, o con lo que se pueda, je, je, je...